“Las cosas buenas no deberían cambiar nunca” y es que cuando las tenemos, son invisibles, pero cuando faltan, te hacen sentir incompleto.